Navegando por
Categoría: Personales

El Tren Azul (novela)

El Tren Azul (novela)

¡Publiqué una novela! Después de mucho escribir y largos meses de corregir, finalmente pude decir “sale a la venta”. Es la tercera novela que termino y la segunda obra literaria que publico (la anterior fue un compilado de cuentos).

Es una historia de ciencia ficción ambientada en un futuro no muy lejano donde la humanidad finalmente está colonizando el sistema solar. La novela se centra en Ilan Sdrei, un hombre que emigra de la Tierra y se instala en Venus, tal vez el planeta más inhóspito de los cercanos pero que se podría colonizar incluso con la tecnología actual.

Demoré casi 7 años en escribir este libro. ¿Por qué tanto? Porque quería hacerlo científicamente plausible. Ciencia ficción dura. Investigué todo lo que pude para poder desarrollar los elementos necesarios para una civilización que pudiera sostenerse en el tiempo, desde comprender cómo funciona el planeta con los datos que se cuentan hasta qué tecnologías se pueden utilizar para lograr que la gente pueda sobrevivir en un planeta asombroso al que todos parecen evitar.

Me terminé encariñando con el planeta y la verdad es que hay que darle una oportunidad.

Para conseguir el libro, de momento está disponible únicamente en Amazon (incluida Amazon España) por ahora sin intención de publicar en papel.

Gracias por el interés y espero que la historia les guste.

Muestra fotográfica de Flores de Patagonia

Muestra fotográfica de Flores de Patagonia

Hace poco más de un mes, Mariana me impulsó a hacer una muestra de fotos de flores del libro que presenté en abril de 2012 en el marco de la 2da Feria del Libro Libre.

Un lugar que se presta para exponer es la chocolatería Tante Frida, en Mitre 660, que desde un principio estuvo abierto a la cultura con un salón para reuniones y un espacio para que artistas locales expongan sus obras. Es aquí donde montamos 11 fotografías de 30×40 cm para apreciar la belleza de algunas de las flores que crecen en Patagonia.

La mayoría son fotos publicadas en el libro, más algunas inéditas que saqué desde el 2012:

Tante Frida está abierta todos los días de 8 a 22 y las fotos estarán expuestas hasta el mes de Abril.

También está disponible el libro para la venta. La dirección de contacto es .

Cuando el juego es cambiar las reglas sin avisar – Segunda parte

Cuando el juego es cambiar las reglas sin avisar – Segunda parte

En Diciembre del 2013 relaté lo que estaba sucediendo con las compras en el exterior. Habían cambiado las reglas para la manera de ingresar los productos y lo habían hecho de manera retroactiva al incluir lo que estaba en tránsito. EN mi caso tenía varias cosas en camino y fueron días de caos para tratar de entender lo que estaba sucediendo.

Para el 10 de Diciembre, fecha de mi post, tenía en camino tres pedidos a China. Uno llegó la semana siguiente, lo que fue una suerte porque habían algunos regalos de Navidad. Otro llegó en Enero y el tercero, que ya lo había dado por perdido, llegó en Abril. Estas compras las había hecho en Octubre, por lo que le tomó casi seis meses llegar.

Pero el dolor de cabeza fueron las compras a Estados Unidos. Lo que había comprado en Octubre quedó retenido en el depósito de Puntomio en Miami. Lo que había comprado en Noviembre fue rechazado directamente por Puntomio y me devolvieron el importe del producto pero no del envío y menos del 35% que la AFIP se cargó en la transacción.

Pasado el caos inicial, la siguiene fase fue ver qué hacer con lo que había quedado en depósito. Para que tengan una idea, era ésto:

A lo largo de las siguientes semanas fui viendo de que lo enviaran a algún conocido dentro de EEUU, luego a Europa y finalmente, a Chile. Esta última opción fue la que finalmente llevamos adelante, aunque las idas y vueltas con Puntomio parecían una burocracia estatal. Después de casi dos meses enviaron el paquete de Miami a Santiago de Chile, donde quedó retenido en otro depósito, esta vez en la aduana chilena.

Esta parte es algo más graciosa, ahora que quedó atrás. Resulta que las facturas de los items del paquete estaban a mi nombre y con una dirección en Miami. Para la aduana chilena no servían porque el destinatario era otra persona viviendo en Osorno. La solución fue crear una factura donde yo, con residencia en Miami, le enviaba las cosas a esta persona en Osorno. Y después nos sorprendemos de las cuevas para el lavado de dinero…

Pagando los impuestos chilenos y un abultado costo de transporte, el paquete llegó a Osorno. Ahí quedó un par de semanas hasta que pudimos ir hasta allá y traerlo a casa. Eso fue a fines de Marzo, con lo que el periplo insumió cinco meses y muchísimos dolores de cabeza.

Pero finalmente pude tener en mis manos un X-Wing después de 30 años queriendo tener uno:

Sitio caído y cambio de dominio

Sitio caído y cambio de dominio

El año pasado NIC Argentina cambió su sistema de usuarios y registro de dominios. En vez de mover los datos al sistema nuevo y pedir que se complete la información, como hacemos casi todos los que trabajamos como DBA, pidieron a los usuarios que lo hagan ellos mismos. Esto, en un sistema bien implementado, no debió ser un problema. Pero estamos en Argentina y si algo es complicado siempre se puede hacer aun MÁS complicado. El resultado es que si bien me inscribí al sistema nuevo, nunca pude recuperar mis dominios.

Ademas del danbat.com.ar, tenía unos cuantos más que saqué en conjunto. Estaban dambat, danvat, damvat (para que la gente tipeara cualquier cosa y llegara igual), incendios-bariloche (de cuando mi sitio era referencia en incendios forestales), danielbarrios, los nombres de mis hermanos y algunos nombres de fantasía. Hace casi dos meses se venció mi dominio y desde entonces he completado formularios (a mano, escaneados y enviados por formularios digitales), intercambiado mails y hasta cruce de tweets. Y sigue todo igual, mi sitio sin funcionar y mi dominio bajo amenaza de desaparecer después de 15 años online.

Y llegó nuevamente el rumor de que NIC Argentina va a cobrar por los dominios. Fabio escribió un post al respecto y al leerlo me terminé de decidir de cambiar de nombre. Porque que un sistema sea ineficiente es una cosa, pero que encima cobren, ya es abusivo. Como “danbat.com” ya está utilizado busqué un dominio alternativo y terminé eligiendo “danbat.net”. En solo media hora contraté el dominio, lo activé y actualicé WordPress. Eso, en idioma simple, se llama eficiencia.

Así que desde ahora mi página es