Prensas F («sargentos») para carpintería

Prensas F («sargentos») para carpintería


Estaba construyendo unas sillas de madera (en próximo post) cuando de pronto me vi en esta situación:

Recordé el viejo adagio que dice que nunca son suficientes las prensas así que retomé un viejo proyecto de hacer un set de prensas para este tipo de cosas. En su momento compré seis de 60 centímetros de longitud y las utilizo un montón pero, como comprobé, no fue suficiente. Tuve que recurrir a todo el stock de prensas y pinzas que tengo para encolar una tabla curva.
Entonces junté los hierros que en su momento había cortado y los convertí en ocho prensas de 30 centímetros. Originalmente iban a ser de 40 cm pero me di cuenta que la mayoría de las veces lo que tengo que sujetar tiene menos de 10 cm. A continuación las fotos del proceso:

Quedé conforme con el resultado aunque algunas cosas quedaron desproporcionadas como los tapones. Plegar la planchuela que sujeta la barra fue fácil pero le queda una curva donde no se cómo se llevará con el paso del tiempo. Tal vez las próximas lo intente con un soplete y plegándolas de forma más cuadrada. Y con el tornillo estaría bueno conseguir de rosca cuadrada pero salen una fortuna y tampoco es que las voy a usar todo el tiempo.

Mini morsa plana

Mini morsa plana

No recuerdo desde cuándo tengo el taladro de banco pero creo que desde el segundo día que considero la necesidad de una morsa plana. Pero como es habitual, la lista de prioridades de compra siempre fue otra y pasaron los años sin comprar una. Y ahora, con más tiempo que dinero, junté pedazos de hierro que tengo por ahí y armé una en lo que resultó el primer proyecto 100% iniciado y concluido en la cuarentena y, creo, el de más rápida construcción porque lo hice en menos de una semana (no tengo taller, trabajo en el jardín así que dependo del clima para hacer las cosas).

Refugio Frey – Marzo de 2020

Refugio Frey – Marzo de 2020

En Marzo hice la primer y única caminata a la montaña del año. La idea era aprovechar el buen clima de Marzo y salir al menos un par de veces más pero, bueno, nos cortaron la inspiración. Queda un poco nostálgico en estos tiempos pero lo considero parte de ir completando tareas pendientes.

Carrito para soldadora

Carrito para soldadora

Cada vez que tenía que soldar implicaba una docena de viajes desde el guardacosas hasta la mesa de trabajo. Son unos pocos metros, pero ir llevando las herramientas y la soldadora de aquí para allá cada vez me quitaba tiempo aparte de que en muchas ocasiones tenía que interrumpir el trabajo.
Para simplificar decidí construir un carrito para tener todo junto y hacer un solo viaje. No hay que improvisar mucho, hay cantidad de diseños y todos se parecen. A diferencia de otros proyectos acá compré material nuevo por lo que fue más fácil y rápido salvo las ruedas que reciclé de una cortadora de pasto. Como no conseguía el pivote que quería, terminé fabricando uno y eso fue lo que más me costó pensar y hacer.

El carrito tiene espacio para un tubo de gas que no tengo. Como sueldo en el exterior uso alambre MIG sin gas o simplemente electrodo recubierto. Las ruedas son gigantes porque como pueden ver tiene que andar sobre el pasto. El plan para más adelante es hacer un par de bandejas deslizables para el estante intermedio en vez de la caja de plástico y agregar algún que otro soporte. Mientras tanto soldar se ha vuelto una tarea mucho más práctica.