Perder un valle

Perder un valle

El domingo pasado a la mañana sonó mi teléfono y al atender era mi hermano para decirme que el refugio Neumeyer se había incendiado. El trabaja ahí en invierno por lo que se enteró temprano, antes que trascendiera. Recibí la noticia con sospresa y tristeza, Challhuaco es un lugar caro a mis sentimientos por ser destino frecuente de las salidas de domingo desde que tengo recuerdos. Desde mi casa, el refugio está más cerca que Catedral o Llao Llao, por lo que siempre era una opción.

Estuve a punto de subir ahí mismo pero me contuve y honré un compromiso que tenía para el mediodía. A la tarde, liberado, subimos a ver qué había pasado. Al llegar nos sorprendió encontrar no solo el refugio quemado, sino también una topadora y el depósito del refugio, sin que hubieran árboles quemados entre unos y otros. Habían algunas personas dando vueltas y la sensación era de incomodidad, de que había ocurrido algo más que un simple incendio.

Sacamos algunas fotos y volvimos a casa. Para ese entonces ya se sabía que unas seis personas habían amenazado al refugiero y su esposa con armas y luego incendiaron el refugio, el depósito y las máquinas, al tiempo que reivindicaron la lucha mapuche. Más tarde y los días siguientes comenzaron largas idas y vueltas de acusaciones cruzadas entre el Club Andino, Parques Nacionales y las organizaciones mapuches:

Fue intencional el incendio que consumió por completo al refugio Neumeyer
Incendio del Neumeyer: «más allá de la reivindicación no dejan de ser delincuentes»
Organizaciones mapuche piden que se investigue y hablan de un posible «autoatentado»
«No pertenecemos a la organización que se atribuye el hecho», aclaró la comunidad Maliqueo
La idea de un «auto atentado» en el Neumeyer «no resiste mayor análisis»
Para legisladores radicales el ataque tuvo motivos «más reaccionarios que revolucionarios»
El Club Andino reconstruirá el refugio Neumeyer

Reflexiones de estos días:

Este incendio es más que el incendio de un refugio y algunos elementos más. Es el principio de la pérdida de algo más grande. El Club Andino Bariloche perdió un refugio y la gente perdió un hermoso valle. La comunidad Maliqueo no reclama solo el espacio donde asientan sus casas, sino toda el área del Challhuaco. Lo han hecho explícito en dichos y en hechos. Sobre esto último, ya son notorias las huellas de troncos de lenga que bajan de los cerros Ñireco y Challhuaco. No son para leña, son para aserrar y vender en la ciudad. También, si uno recorre el bosque en el triángulo entre el refugio Neumeyer, la Laguna Verde y el Mirador del Ñirihuau, es posible encontrar numerosos senderos y huellas de vacas y caballos circulando libremente por lo que era, hasta hace unos cinco años, un bosque bastante libre de impacto.

El valle del Challhuaco hace tiempo que dejó de ser un lugar tranquilo de esparcimiento. Antes (y con esto me refiero de 10 años hacia atrás) era posible dejar el auto en cualquier parte del camino y disfrutar de un día tranquilo. Ahora uno va y no sabe si cuando regresa encontrará el auto sano. Han habido robos a vehículos y hasta asaltos a mano armada. Entrando al bosque se escuchan las motosierras y si se tiene la mala suerte de cruzarse con alguna camioneta o camión llevando troncos, lo más probable es que reciba alguna mirada amenazadora. Si encima uno anda filmando o sacando fotos, puede que incluso le muestren un arma de fuego (1).

¿Cómo sucedió esto? Hace poco más de una década gente relacionada con la Municipalidad de Bariloche le dijo al Intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi «liberame una zona o te prendo fuego el parque» (2). Esa zona es Challhuaco y es la razón por la que no hay un guardaparque en el acceso, cruzando el arroyo Ñireco.

El incendio del refugio en circunstancias dudosas complica al Club Andino, a Parques Nacionales y al concesionario. Sin refugio la gente no se animará a dejar su auto o, si ocurre lo mismo que en Jakob, la comunidad Maliqueo cobrará un estacionamiento o peaje para subir. En estos casos, si uno se niega argumentando que son tierras públicas, recibirá la amenaza velada de no encontrar el auto en condiciones al regreso, tal como ha ocurrido en Jakob y en Ñirihuau, otro espacio antes público y con guardaparque que ahora está ocupado por una comunidad que cerró el camino con una tranquera que dice «propiedad privada».

Sin concesionario el camino dejará de tener mantenimiento. Este verano se podrá subir, pero en cuando llegue el otoño y la tierra se convierta en barro y con la nieve caigan los árboles sobre el camino, quedará inutilizado. Parques Nacionales no dedicará esfuerzo (hoy no lo hace) en reparar un camino donde es visto como una potencia colonizadora y el Club Andino no tiene la capacidad de hacerlo. Lo tenía el concesionario, que había comprado una máquina con su propio dinero para mantener transitable el camino para trabajar todo el año. Quemando la máquina se aseguraron que ese camino público desaparezca.

Sin el camino el valle dejará de ser visitado y quedará a merced de la comunidad Maliqueo, quienes podrán contar con un gran bosque de lengas para talar y ciervos para cazar, mientras sus vacas pastan en los mallines que albergan a una rara especie de rana.

También 30 familias quedaron sin trabajo el domingo pasado, desde el refugiero hasta el concesionario, pasando por agentes de viajes, cocineros y choferes de lo que era una pequeña empresa barilochense.

Espero que todo esto que escribo solo sea pesimismo infundado, pero la sensación de impotencia que tengo yo y mucha gente con la que hablé no aligera esta carga. Los responsables están identificados, pero dudamos mucho que la Justicia haga algo porque sería iniciar un conflicto que ningún funcionario quiere afrontar. Las cosas se irán diluyendo con el tiempo y la gente irá olvidando el incendio, el refugio, la Laguna Verde y el bosque de lengas.

Y es así como lentamente vamos perdiendo lo que es, era, de todos.

7 comentarios sobre “Perder un valle

  1. Me sorprendió ver que en la propiedad de esta familia hubieran vehículos 4×4 y varias motos sin patente. Pensé que andaban a caballo.

  2. Lamentable realmente. Doy fé sobre lo que decis sobre la zona liberada por parte de Parques, hace unos años gente de la Universidad nos reunimos con el Intendente de Parques de aquel entonces debido a los repetidos robos y situaciones peligrosas que vivían los biologos que tenían su lugar de muestreo en el valle, y escuche al intendente decir explicitamente eso mismo (no sbre las amenazas recibidas) sobre que era una zona liberada, supuestamente para sacar leña…
    una pena realmente que haya pasado esto.

  3. Ya estoy bastante podrido de los supuestos mapuches reclamando derechos que nunca tuvieron sobre tierras que jamás tuvieron (porque de última sería discutible, pero ni eso), hasta pongo en duda su origen verdadero como mapuches locales.

    Total, sólo basta con tener un apellido mapuche y asegurar que tus ancestros vivían en ese lugar que querés ya sea por obtener el terreno para reventa, por el bosque para hacerlo leña o simplemente para obtener un beneficio económico que nadie más podría obtener tratando de emular su realidad con la de las tribus norteamericanas y las reservaciones.

    Pero no solamente eso, acuso al barilochense promedio por su falta de compromiso con el parque nacional, se cagaron siempre en él, por la tibieza con la que se manejan con los falsos mapuches ¿Culpa? yo no siento culpa por esos usurpadores que se la dan de víctimas pero no lo son, son una mierda de gente.

    El país ha caído en un rumbo ridículo de culpas y culpas autoinflingidas, y con ésto otorgar beneficios y privilegios a minorías autodeclaradas.

    Son argentinos, dejen de usurpar títulos, de sentirse superiores, son parte de la sociedad, no estan más arriba que nadie y no hay que tratarlos como entidades protegidas, lo único que hay que proteger es al parque.

    Si yo quiero cortar un árbol tengo que pedir mil permisos, estos tipos se amparan en un falso derecho, originado en el peronismo más asqueroso, esa falacia de «donde hay una necesidad hay un derecho» la cual se utiliza para cometer cualquier tipo de delito y justificarlo «tenía que comer».

    Si, claro, vendés madera porque es tu única fuente de ingresos, porque de laburar nada ¿no?

    Esos tipos nunca vivieron allí, esos tipos invaden un lugar, dicen que les pertenece ancestralmente, lo depredan, lo abandonan, siguen con otro lugar. Esos tipos son parásitos y deberían, los barilochenses, reaccionar de una puta vez y dejar de mariconear tanto contra ese grupito de mafiosos y terroristas.

    Y no lo digo desde el fascismo, es hecho es reclamarle a la justicia local que haga su trabajo, ni más ni menos, porque si yo falto a las leyes eso tiene un costo, estos tipos tienen privilegios, la ley para ellos no se aplica porque la sociedad es pacata, pelotuda y se deja culear por el que muestre la pija primero.

    Si el challhuaco se perdió es por culpa de los barilochenses.

    1. ¿Cuáles barilochenses? ¿Los descendientes de los europeos que llegaron hace 100 años a vivir en una colonia agrícola? ¿De los que vinieron tras la SGM en un pueblo turístico? ¿Los que vinieron a hacer plata? ¿Los porteños que llegaron escapando de los quilombos de los 70s? ¿Los porteños que buscaron un lugar bucólico? ¿Los porteños que escaparon de la inseguridad? ¿Los paisanos de la Línea Sur escapando del hambre y el aislamiento? ¿Los chilenos viniendo a trabajar o simplemente escapando de Pinochet? El problema es que no hay un barilochense, hay grupos de gente viviendo en Bariloche, cada uno tirando para su lado, poniendo palos en las ruedas del otro, peleando por su lugarcito/laburo o lo que sea e ignorando consciente o inconscientemente lo que pasa alrededor. Tenés gente que quiere que la ciudad crezca y se desarrolle, otra que quiere que se mantenga un pueblo de las montañas, otros que se quejan de que todos los marginan, otros que dicen que no deberíamos estar acá y otros que aprovechan el quilombo para hacer lo que se les canta.

  4. Qué panorama terrible, ojalá esto decante para el lado bueno y no para el malo.

    Es la calamidad de lo políticamente correcto: pensar que en las minorías son todos buenos y no hay hijos de puta como en cualquier mayoría que se precie. Supongo que bajo derechos legítimos hay toda una banda de intereses egoístas como en cualquier grupo humano.

  5. totalmente de acuerdo con lo expuesto por fabio, Danbat y Cattel.
    Lamento la perdida del lugar y tengo esperanzas de que el Club, Parques y la gente que vive en Bariloche colabore para reconstruir el refugio y volver a mantener el camino.
    Creo que los Parques Nacionales por su fin estan por sobre cualquier derecho a propiedad, pues es para todos y para generaciones futuras no solo de este pais sino del mundo entero.
    Excelente pagina y manera de mostrar los increibles lugares que existen para el disfrute.
    Felicitaciones Danbat !!!
    Guille Koval

  6. Al parecer el Challhuaco es tierra de nadie. Creo que aunque hay gente que lo usurpa y lo explota con total impunidad, no debemos dejar de visitarlo, aunque de ahora en más será indispensable ir armados para la ocasión. Si ellos no van presos por quemar un refugio dentro de un Parque Nacional, nosotros tampoco por liquidar a cualquiera que se atreva a amenazarnos en el camino. Es realmente vergonzoso que un estado deje pasar un atropello como este. En el término de una semana deberían haber estado todos los responsables detenidos. Cualquier persona que patrulle la zona amenazando a los ocasionales visitantes merece ser exterminado. El incendio del Refugio Neumeyer fue un hecho gravísimo que no se perdonará jamás.

Responder a Cattel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*