Muestra de montaña – La decepción

Muestra de montaña – La decepción

Hace poco más de un año, en Junio del 2009, pregunté si estaba disponible la sala Frey para la Semana del Montañes porque tenía interés de hacer una muestra fotográfica de montaña. Me respondieron que todas las salas estaban reservadas hasta fin de año y mis cosas tuvieron otro camino.

El pasado mes de Abril me enviaron un correo electrónico desde la Subsecretaría de Cultura haciéndome recordar de mi intención de armar una muestra fotográfica y me ofrecían, si todavía estaba interesado en hacerla, la sala del ex-correo para la Semana del Montañes de este año. En la Subsecretaría estaban muy entusiasmadas en que pudiera montar esta exposición porque coincidía con la Fiesta de la Nieve. Era una excelente oportunidad y por esa razón invité a mis hermanos para que me acompañasen en la muestra.

Durante dos meses estuvimos mirando miles de fotografías y pasamos muchísimas horas discutiendo qué íbamos a exponer. Como la muestra iba a coincidir con la Fiesta de la Nieve nos fuimos decantando por fotos de invierno, de tormentas de nieve, de glaciares y campos de hielo.

Armar una muestra no resultó fácil. Es muy costoso desde lo monetario, somos simples laburantes y no tenemos un aparato mediático atrás del que disfrutan algunos fotógrafos. Y ni hablar del esfuerzo físico de estar horas trabajando en esto para que salga todo bien y prolijo.

El pasado lunes 2 llegó el día de montar las fotos y empezamos con el pie izquierdo. Llegamos a la sala y nos encontramos con la sorpresa de que estaban montando un stand de Altec con la urna electrónica para la elección de la Reina de la Nieve. Les dijimos que la sala estaba reservada para una muestra fotográfica nos respondieron que la Secretaría de Turismo les había dado el espacio. Cuando preguntamos en Cultura no estaban enterados de esto. Tras un ida y vuelta de llamados terminaron acomodando el stand de Altec en otro sector del salón y pudimos montar las fotos, inaugurarla y disfrutar del trabajo realizado.

Pero no duró mucho. Esta mañana me llamaron de Cultura avisándome que desde la organización de la Fiesta de la Nieve decidieron utilizar la sala para armar camarines para los artistas que tocan en el escenario construido en la plaza del Centro Cívico y para que se puedan cambiar las postulantes a Reina de la Nieve. Además de cerrar el espacio al público, por el movimiento de gente existe riesgo para las fotos. La sala se utiliza casi todos los años para este fin, pero en esta oportunidad la organización de la Fiesta no le pidió la sala a Cultura y, según me comentaron, la idea para este año era armar una carpa a un lado del escenario. Como no llegaron a armar la carpa, reclamaron la sala. No solo nos perjudicó a mi y mis hermanos, teniendo que desarmar la muestra a contrarreloj, sino también al personal de Información Turística, que serán relocalizados en la entrada a la Sala de Prensa. Esta es la fiesta número 40. ¿Será posible que sigan siendo tan improvisados?

Hace cuatro meses me ofrecieron y dieron la sala para que la muestra sea parte de la Fiesta de la Nieve. Hoy, la Fiesta de la Nieve nos echó a la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*